BALDER SABE QUE VA A MORIR

Heliodoro Herrumbre Márquez



Sabes que vas a morir, lo has soñado, y desde entonces has decidido no dormir. Tomas café, té, efedrina, te vas de coca, mientras tu madre te pregunta qué es, pero saber que vas a morir no es algo fácil de contar: que lo he soñado, mamá, y cada vez que cierras los ojos ése presentimiento, crece, y es tan real que ya no quieres dormir. Pero tu madre
te echa tranquimazin a las comidas, machaca valium 10 y espolvorea su polvo blanco por la sopa, y entonces la aguda taquicardia se aplaca, y te duermes, sufres una pesadilla mortal porque vas a morir, y va a ser en breve, y aunque madre haga jurar a todas las cosas que no, que no te harán daño, tú sabes que vas a morir, que la más insignificante
te atravesará el corazón, como el amor de un suicida, como el amor que hará morir
a quien bien te quiere.

Y querrás no dormir nunca, y querrás no dormir nunca.
Pero pronto, muy pronto, no vas a despertar.