¿PODEMOS CONFIAR EN DARWIN?

Bárbara Bordalejo
Institute for Textual Scholarship and Electronic Editing
University of Birmingham

Imagen tomada de Darwin on line


El año de Darwin
Hoy en día, en pleno siglo XXI, cuando la información se mueve a velocidades increíbles y el acceso a la misma se equipara con el acceso a Internet, pocas figuras son tan controversiales como Charles Darwin y pocas teorías científicas tan discutidas como la teoría de la evolución.

No hay más que echar un vistazo a nuestro alrededor para ver un mundo cada vez más dividido. Desde lo particular a lo general, desde Dover, Pennsylvania, a los medios de comunicación; desde el fanatismo religioso a los campos científicos más avanzados, todos, con o sin justificación, tienen una opinión (aunque no todas esas opiniones valgan lo mismo y no todos los que las sostienen estén debidamente informados).

Este año 2009 ha sido, como ningún otro, el año de Darwin. Esto no es sólo porque el doce de febrero se celebraron doscientos años de su nacimiento, ni porque el veinticuatro de noviembre marcó los ciento cincuenta años de la publicación de El origen de las especies. El año 2009 es el año de Darwin porque, a causa de esas fechas, han aparecido un número inesperado de materiales sobre Darwin y sus ideas. Libros como Why Evolution is True (Jerry Coyne) y The Greatest Show on Earth (Richard Dawkins) presentan la teoría de la evolución con ejemplos accesibles para el público general. En Catching Fire (Richard Wrangham) antropología y evolución explican cómo los seres humanos nos convertimos en lo que somos. The Rough Guide to Evolution (Mark Pallen) lleva al lector de la mano y lo pasea por lugares y hechos darwinianos.[1] Un gran número de investigadores ha programado la aparición de sus ensayos y monografías para hacerlas coincidir con este importante año. Darwin Online, un sitio de web desarrollado por John van Wyhe desde 2002, es un ejemplo patente del trabajo que significa mantener recursos que permitan a los investigadores desarrollar su labor. Greg McInerny y Stefanie Posavec utilizaron datos obtenidos de Darwin Online con un sistema de visualización que muestra los cambios en las distintas ediciones de El origen de las especies. Simultáneamente, Ben Fry trabajaba en su propio método de visualización que muestra “la conservación de rasgos favorecidos”.

Es difícil imaginar otro momento en nuestra historia en el cual una manifestación particular del pensamiento humano haya sido más cuidadosamente estudiada, analizada y discutida en la forma generalizada en la que Darwin y su gran obra están siendo diseccionados y escrutados hoy.

La nueva edición variorum electrónica de El origen de las especies, publicada el pasado veinticuatro de noviembre, también es un homenaje al pensamiento darwiniano. La obra más importante de Darwin apareció en seis ediciones inglesas entre 1859 y 1872. Darwin las revisó concienzudamente e introdujo un enorme número de cambios en cada una de ellas.

El interés en estudiar estos cambios fue una de las fuerzas que empujaron a Morse Peckham, quien en 1959 publicó la primera edición variorum de El origen de las especies. La compleja presentación de esta edición intimida incluso al lector más ambicioso. El mismo Peckham admitió que no esperaba que fuese utilizada por aquellos que sólo deseaban leer El origen de las especies. Era su opinión que se trataba de una herramienta para uso de especialistas, fundamentalmente porque resulta frustrante para los lectores que intentan reconstruir el texto de cualquiera de las ediciones.

Darwin introdujo un enorme número de modificaciones en cada una de las ediciones de su obra. Se trata de más de 15.000 cambios en palabras individuales y de alrededor de 2.250 en oraciones. El nivel de detalle que se necesita para aislar todas estas diferencias requiere el uso de un software especializado. El variorum electrónico se llevó a cabo utilizando Collate, un programa creado para el estudio de tradiciones textuales complejas con gran cantidad de datos.

La nueva edición variorum
Para llevar a cabo la comparación electrónica, el texto de El origen de las especies se dividió en unidades relativamente pequeñas y se alineó manualmente. El gran número de cambios a nivel de oraciones hizo necesario un sistema que permitiera la inclusión de texto completamente nuevo sin afectar otras partes del texto. Varias pruebas dieron como resultado el sistema que se utilizó en el que el primer párrafo del capítulo I, en la edición de 1859, fue numerado P 100, y su primera frase, en consecuencia, fue designada como S 100. La segunda frase es la S 200 y el tercera S 300, y así sucesivamente. En los párrafos que siguen tenemos el mismo patrón: P 200, P 300, P 400, etc. Cuando una edición diferente introduce una nueva oración o frase, esta recibe un número en múltiplos de diez. Por ejemplo, la edición de 1869 introduce, después del primer párrafo (P 100) del capítulo I, dos nuevos párrafos; estos son numerados P 110 y P 120. Ambos párrafos se encuentran presentes, sin cambios en 1872, pero si esta edición hubiese incluido uno nuevo entre aquellos, este se habría numerado P 111. Esta estructura se utiliza en las oraciones. El sistema resultó adecuado para esta edición.

La nueva edición variorum se produjo utilizando las transcripciones de las ediciones británicas de El origen de las especies, disponibles en Darwin Online. El sistema de codificación, implementado para esta edición, tiene como resultado comparaciones precisas que permiten evaluar cada cambio individualmente. Se trata de un trabajo completamente distinto de los sistemas de visualización como los diseñados por McInerny/Posavec o Fry, que citamos más arriba, pues estos carecen de detalles y no presentan los datos de forma que permitan estudios minuciosos. De hecho, la nueva edición variorum permite hacer búsquedas especializadas que evidencian los tipos de cambios que Darwin introdujo en el texto. Para tener una idea de la frecuencia y cantidad de estos cambios, basta echar un vistazo al listado que Peckham ofrece:

«Of the 3,878 sentences in the first edition, nearly 3,000, about 75 per cent, were rewritten from one to five times each. Over 1,500 sentences were added, and of the original sentences plus these, nearly 325 were dropped. Of the original and added sentences there are nearly 7,500 variants of all kinds. In terms of added sentences, the sixth edition is nearly a third as long again as the first.» (p. 9)[2]
Tratar de comprobar la exactitud de estos datos requería que la labor que se llevara a cabo de nuevo. Con el variorum electrónico, la tarea de identificar las diferencias se facilita, dejando sólo el reto de tratar de comprender qué motivó los cambios específicos.

El lector, justamente, se pregunta qué cambios hizo Darwin y por qué motivo los introdujo. Durante la primera etapa de este trabajo, uno de mis colegas, Joris van Zundert del Instituto de Huygens, en La Haya, se preguntaba si hacer tan evidente que Darwin había cambiado de opinión podría tener un efecto negativo. Su preocupación estaba particularmente vinculada con la idea de que esta información podría reforzar los argumentos del movimiento anti evolucionista, tan común en Estados Unidos, donde vive bajo la etiqueta pseudo-científica de «diseño inteligente». Esté no era un problema que hubiéramos considerado antes. La idea de la nueva edición variorum no es tratar de presentar el pensamiento de Darwin desde un punto de vista particular. Por el contrario, su objetivo era rastrear el desarrollo del pensamiento darwiniano a lo largo de años de reflexión y crítica.

Es cierto que la objetividad debe ser una de las primeras características del investigador y que, en temas científicos, las opiniones personales carecen de importancia. Sin embargo, es imposible abandonar completamente la ideología propia y, en tiempos como los que vivimos, uno puede sentirse obligado a tomar una postura clara. Es evidente que sólo los necios y los ignorantes son incapaces de aceptar la teoría de la evolución por selección natural como la explicación más razonable para el mundo como lo conocemos y, a pesar del desaliento que produce tener que defender ideas que deberían ser comprendidas y aceptadas por cualquier persona razonable, no puede haber un momento más propicio para vivir que este mismo, cuando muchas de las mentes más brillantes del planeta están dedicando sus esfuerzos al avance conocimiento científico y humanista.

Después de haber estudiado cuidadosamente El origen de las especies puede llegarse a la conclusión de que el pensamiento darwiniano se desarrolló con coherencia y propósito: el texto de esta obra se desarrolló en forma muy específica. La primera edición inglesa, tal como se publicó en 1859, fue escrita por un hombre respetable que no estaba seguro de cómo sería recibida y que se sentía preocupado porque presentía que sería muy polémica. Darwin estaba especialmente inquieto porque podría parecer que su trabajo se basaba en el de Alfred Russel Wallace. Acerca de esta preocupación escribió:

«If I could honourably publish I would state that I was induced now to publish a sketch (& I shd be very glad to be permitted to say to follow your advice long ago given) from Wallace having sent me an outline of my general conclusions.— We differ only, that I was led to my views from what artificial selection has done for domestic animals. I could send Wallace a copy of my letter to Asa Gray to show him that I had not stolen his doctrine. But I cannot tell whether to publish now would not be base & paltry…» (Carta a Charles Lyell, del 25 de junio de 1858)
Cinco días después, el 30 de junio, Lyell y Joseph Dalton Hooker escribieron una carta conjunta a la Linnean Society en la que explicaban que Darwin y Wallace habían llegado a la misma conclusión de forma independiente. El resto es historia y Darwin publicó su libro más importante. Lo que sucedió después de la publicación ha sido menos estudiado. Sabemos que cada una de las ediciones siguientes se imprimió con considerables revisiones, pero no es fácil elucidar cómo cambió el pensamiento de Darwin durante los años que siguieron o cómo ese cambio se refleja en cada una de las ediciones.

Tipos de cambios en el origen
Hay seis tipos de variantes que se pueden se pueden distinguir de las ediciones que estamos considerando. Cada uno representa un tipo particular de cambio estilístico o semántico.

1-.Despersonalización: Este primer tipo de variante es la que trata de despersonalizar el texto. Para lograr este efecto se elimina el uso de la primera persona y frases personales se transforman en impersonales. Algunos de los cambios incluidos en este tipo sugieren una modificación en la posición de Darwin mismo dentro de la comunidad científica.

Consistentemente, Darwin elimina declaraciones que se presentan como opiniones personales. Elimina el verbo «creo», por ejemplo, 29 veces. También suprime «supongo» y otras construcciones similares.

Un buen ejemplo de despersonalización es:

When we attempt to estimate the amount of structural difference between the domestic races… (p. 17, 1859)

In attempting to estimate the amount of structural difference between the domestic races… (p. 18, 1869)

Aquí se ve claramente la modificación que suprime el elemento personal del texto, «When we attempt» (literalmente, Cuando nosotros intentamos), que se substituye con la forma impersonal «In attempting» (Intentando).

Esta alteración es un ejemplo típico de despersonalización. El estilo está siendo transformado para parecer más imparcial y objetivo, similar al discurso científico moderno.[3]

2 -. Refuerzo: Una idea que originalmente se presentaba de forma insegura, se revisa en ediciones siguientes para convertirse en algo mucho más preciso. Esto también contribuye a mostrar el estado cambiante de Darwin.

... and that some of the breeds closely resemble, perhaps are identical with, those still existing. (p. 18, 1859)

… and that some of these ancient breeds closely resemble or are even identical with those still existing. (p. 18, 1866)

En el ejemplo anterior, la frase «some of the breeds» (algunas de las razas) se hace más precisa y se convierte en «some of these ancient breeds» (algunas de estas razas antiguas), siguiendo la referencia a Egipto que se encuentra al principio de esta oración. Otro cambio a tener en cuenta aquí es «perhaps are identical with» (tal vez son idénticos) que se transforma en «are even identical with» (son idénticos). El uso de oraciones vagas se reconoce como una muletilla de aquellos que son nuevos en un campo particular de investigación y obedece al temor de presentar una generalización que abra el texto a ataques externos. Al principio, Darwin está siendo cauteloso, trata de cubrirse las espaldas. En la revisión, Darwin presenta un texto mucho más decidido, no sólo sabe que lo que está diciendo es cierto, ahora está dispuesto a ponerlo directamente en frente de su audiencia.

3-. Objetivación: La objetivación elimina elementos coloquiales del texto. Basta apuntar que Darwin elimina «simply» (simplemente) al menos tres veces, «much» (mucho) al menos once veces, «often» (con frecuencia) al menos trece veces, «just» (sólo) cuatro veces, «quite» (bastante) 26 veces, y cambia «pretty clear» (muy claro) por «clear» (claro) al menos una vez.

4 -. Aclaración: Son, como el nombre lo indica, intentos de hacer que el lenguaje sea menos oscuro, o de producir una estructura sintáctica más comprensible.

When a deviation appears not unfrequently, and we see it in the father and child, we cannot tell whether it may not be due to the same original cause acting on both;… (pp. 12-13, 1859)

When any deviation of structure often appears, and we see it in the father and child, we cannot tell whether it may not be due to the same cause having acted on both;… (p. 13, 1866)

La eliminación del doble negativo, «not unfrequently»[4], tiene como resultado una estructura mucho menos intrincada, incluso a pesar de la clarificación que substituye «a deviation» (una desviación) por «any deviation of structure» (cualquier desviación de estructura).

5 -. Actualización: Con el tiempo, Darwin recibió noticia de nuevas hipótesis o avances científicos. Esto requirió la puesta al día del texto en ediciones después de la primera. Las referencias cronológicas también fueron modificadas. La actualización es un tipo particular de cambio semántico.

My work is now nearly finished; (p. 1, 1859)

My work is now (1859) nearly finished; (p. 1, 1872)

En 1859, Darwin se refiere a su trabajo como «now nearly finished» (está ahora casi completo), pero en 1872 el mismo texto requiere que se añada la referencia temporal al año en que se publicó por primera vez, es decir, cuando el trabajo estaba «casi completo».

6 -. Cambios semánticos: Esta categoría incluye los cambios importantes que no parecen pertenecer al tipo 5 (actualización).

Has the little variability of the ass or guinea-fowl, or the small power of endurance of warmth by the reindeer, or of cold by the common camel, prevented their domestication? (p. 17, 1859)

Has the little variability of the ass and goose, or the small power of endurance of warmth by the reindeer or of cold by the common camel, prevented their domestication? (p. 18, 1866)

No hay explicación posible (desde un punto de vista bibliográfico) que pueda justificar la variante guinea-fowl/goose porque no hay forma de que esto pueda ser el resultado de la corrección de un error tipográfico. Tampoco se trata de un cambio que pueda tomarse como una actualización. Lo que si es posible es pensar que «guinea fowl» (ave del paraíso) puede haber sido una referencia que no todos los lectores podían entender, mientras que «goose» (ganso) es un animal que la audiencia inmediata de El origen de las especies conocía.

El 24 de noviembre de 1859 un caballero que vivía en Kent, que veinte años antes había recorrido el mundo y desde entonces había reflexionado sobre cómo surgieron las distintas especies, publica su teoría Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural. Su libro fue un best seller instantáneo. Se corrigió, asegurándose de que incluyese las últimas investigaciones llevadas a cabo por otros, mientras que la reputación del caballero crecía. En algún momento entre 1866 y 1869, Darwin, su editor, o uno de sus colegas y amigos, tomó la decisión de que el mundo había cambiado. La mayoría de los cambios estilísticos en El origen de las especies aparecieron en 1869, y después de esta fecha, el libro se asemeja mucho más a las formas actuales de la escritura científica. Pero hay una frase en particular en el Historical Sketch que sufrió la transformación más radical:

The great majority of naturalists believe that species are immutable productions, and have been separately created. (p. xiii, 1861; p. xiii, 1866)[5]

He aquí la misma frase, como se publicó diez años después en 1869:

Until recently the great majority of naturalists believed that species were immutable productions, and had been separately created. (p. xv, 1869; p. xiii, 1872)[6]

Los cambios en las referencias cronológicas y, en particular, el uso del pretérito en la última versión de la oración, indican que Darwin había visto un cambio radical en la actitud de sus contemporáneos. Lo que había sido la norma hasta ese momento, dejó de serlo. Las revisiones en esta frase marcan el momento en que el mundo cambió.


Imagen tomada de Darwin on line

_________________________
NOTAS
[1] Estos son sólo un puñado de ejemplos en un panorama vastísimo. Referencias a otras publicaciones pueden encontrarse en Darwin Online.
[2] «De las 3.878 oraciones en la primera edición, cerca de 3.000, alrededor del 75 por ciento, fueron reescritas de una a cinco veces cada una. Más de 1.500 oraciones fueron agregadas y, de las oraciones agregadas más las originales, 325 fueron borradas. Entre las oraciones originales y añadidas hay cerca de 7.500 variantes de todo tipo. En términos de oraciones añadidas, la sexta edición es casi un tercio más larga que la primera».
[3] Sería interesante investigar el nacimiento del discurso científico moderno en lengua inglesa y su relación con Darwin.
[4] Historicamente, el inglés tiene una larga tradición del uso del doble negativo. Aunque con frecuencia el doble negativo se convierte en positivo, hay excepciones que complican la situación.
[5] La gran mayoría de los naturalistas cree que las especies son producciones immitables y que fueron creadas separadamente.
[6] Hasta hace poco la gran mayoría de los naturalistas creía que las especies eran producciones inmutables y que habían sido creadas separadamente.

2 comentarios:

Socorro dijo...

Excelente texto. Para circular entre los amigos y conocidos.
Gracias

Humberto dijo...

Muy bueno, felicitaciones