EL BIEN DE QUIEN NOS HACE MAL

Nicolás Melini

fotograma de Dersu Uzala (1975), de Akira Kurosawa


El bien de quien nos hace mal es una de las mayores perversiones: quién se va a negar a que lo salven.

***


Aunque me guste el cuento y los escriba, no estoy dispuesto a leerme todos los libros de cuentos que se publican (¿para pontificar sobre éste?), y lo mismo con la novela, la poesía y las películas. Como Herzog, no me veo en la obligación, ¡ni por placer!, de ver tres películas diarias. Con ver un par de obras maestras al año, como dice él, tengo más que suficiente para no perder el “amor” al cine. Y con leer unos cuantos buenos libros de cuentos, unas cuantas buenas novelas, otros tantos libros de poetas, puedo conservar mi “amor” a todo eso. ¿Necesidad de imponerse? Cuánta competición. Porque lo cierto es que todo eso sí que hace falta, tantas veces, para formar parte de la camarilla de novelistas, poetas, cuentistas o cineastas que te gustaría, para que te consideren un igual, persona grata, publicable, promocionable, producible, “uno de los nuestros”. Lástima, nunca sentí tanto interés (el interés suficiente) por ninguna cosa.

***


Si no fuera porque allí donde tan necesaria se hace la presencia de las ONGs y todo el bien exterior posible, los mismos países que las financian establecen el bloqueo, aceptan la corrupción, fuerzan la retención de sus ciudadanos ante la posibilidad del éxodo; al mismo tiempo que obtienen beneficios impensables a partir de la agricultura, la pesca y las materias primas locales, dejando rédito de miseria en el país; si no fuera por todo eso y porque, además, permitimos que nuestros socios corruptos en esos países evadan la riqueza de estos y la guarden en bancos de Suiza, compren inmuebles en nuestras ciudades, inviertan en nuestras economías… Si no fuera porque del empobrecimiento de ellos depende, tantas veces, nuestro enriquecimiento, y aquellos que antes eran pobres ahora son más pobres mientras nosotros somos cada vez más ricos.

***


No me gusta el bien de quien me hace mal. En este mundo sobran grandes dosis de ese tipo de perversión y cinismo. Quien te jode te salva. Quien te empobrece te dona y condona. Quien te libera te aniquila con sus armas. Quien te ofrece cultura te estafa o roba. Quien nos vende aquí barato y con glamur produce cutre, explota, empobrece, en otro lado. Y quien habla de libertad la necesita para sus negocios, mientras que a ti (menos aún si te encuentras en determinados países) no te llega ni dicha libertad ni el cacareado beneficio.

Al parecer, todo el que hace mucho mal mientras defiende sus intereses tiene que difundir el poco bien que lleva a cabo. Es la perversión del canje “bien por mal” –un poco de bien por más bien mucho mal; mucho mal solapado a cambio de un poco de bien muy difundido— de gobiernos, grandes corporaciones, multinacionales, entidades financieras… En definitiva, y al parecer, se trata del mejor fundamento de nuestra política y nuestra economía: al que hace un poco de bien le perdonamos todos sus pecados. Siendo que no creo ni en el Bien ni en el Mal, por si fuera poco.


LISTADO DE PELÍCULAS QUE ME HAN IMPACTADO, REALIZADO SIN PENSÁRMELO MUCHO

Dersu Uzala (Akira Kurosawa)
Umberto D (Vittorio de Sica)
Opening Night (John Cassavetes)
Leolo (Jean-Claude Lauzon)
Smoke (Wayne Wang y Paul Auster)
El espejo (Jafar Panahi)
El día de los tramposos (Joseph L. Mankiewicz)
Las aventuras de Jeremías Johnson (Sidney Pollack)
Matar un ruiseñor (Robert Mulligan)
El sol del menbrillo (Víctor Erice)
Azul, Rojo y Blanco (Krysztof Kyeslowski)
Dónde está la casa de mi amigo, A través de los olivos y El viento nos llevará (Abbas Kiarostami)
The Straigh Story (David Lynch)
Happiness (Todd Solondz)
Solas (Benito Zambrano)
Rompiendo las olas y Los idiotas (Lars Von Trier)
Código Desconocido (Michael Haneke)
La vida soñada de los ángeles (Éric Zonca)
Rosseta (Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne)
Flores de fuego y Dolls (Takeshi Kitano)
Cuento de verano (Éric Rohmer)
Un hombre sin pasado (Aki Kaurismäki)
Desmontando a Harry (Woddy Allen)
París, Texas (Win Wenders)
Secretos y mentiras (Mike Leigh)
Moolaadé (Ousmane Sembene)
El guateque (Blake Edwards)
El caso Winslow (David Mamet)
Fargo (Hermanos Cohen)
Lloviendo piedras (Kan Loach)